Si estas pensando agregar naturaleza al interior de tu casa, departamento o habitación, ¡llegaste al blog correcto y a la hora correcta!

Hoy te vamos a comentar detalladamente que tipos de plantas son ideales para tenerlas dentro de la casa, y cuáles no son toxicas.

Tener plantas dentro también ofrece varios beneficios, ya que aparte de aportar belleza a la decoración de los espacios, ayuda a purificar el aire y a renovar el oxigeno.

Uno de los factores principales que debes llevar en cuenta es que tipo de iluminación tendrán tus plantas, ¿será mucha o poca? No olvides que la iluminación es fundamental para algunas especies, si este factor no es un fuerte en algunas zonas, no te preocupes, aun así tenes muchas posibilidades de decorar tu espacio con ellas, solo debes conocer a la perfección que es lo que estas llevando a casa y no solamente escogerlas porque se ven lindas.

PLANTA ARAÑA

Es una de las plantas de interior más populares y comunes por el simple hecho de que es tan fácil de cuidar. No requieren mucha agua, por lo que son excelentes plantas de bajo mantenimiento.

Pero aun así hay varios puntos que debes tener presente si queres tenerla.

ILUMINACION:

La planta araña crecerá en casi cualquier tipo de luz, a excepción de la luz directa! lo que la convierte en una excelente planta de oficina e incluso para el baño.

RIEGO:

En el verano, se debe regar con regularidad, y el suelo debe estar húmedo al tacto en todo momento. Durante los meses más fríos, se debe reducir el riego, y el suelo debe estar seco entre riegos.

La planta debe regarse una vez a la semana directamente en el suelo, y nunca en las hojas. Asegúrate de usar agua a temperatura ambiente, ya que el agua demasiado fría puede dañar las raíces.

Les encanta la humedad, así que en los meses más fríos, asegúrate de rociar las hojas regularmente o colocarlas en tu baño para que el vapor de la ducha pueda aumentar la humedad!

ORQUIDEAS

Esta planta es muy delicada y está disponible en todas las temporadas.  Su finura, da un toque de distinción a cualquier espacio.

 Si tenes pensando adquirir  esta planta es muy importante que identifiques su especie. Existen más de 30 mil especies diferentes, sin embargo, el tipo más común de encontrar en viveros y supermercados es el  Phalaenopsis, mejor conocido como orquídeas mariposas, normalmente crece sobre otras plantas ayudándose de sus raíces.

Características de la orquídea Phalaenopsis:

Las orquídeas Phalaenopsis viven sobre otras plantas y que se alimentan de ellas. Normalmente viven en la parte alta de los árboles en busca de la luz natural y el clima húmedo.

ILUMINACION:

La orquídea es de origen tropical, esto quiere decir que tiene exigencias muy específicas.

Te recomendamos ponerla cerca de una ventana iluminada pero cuidando que no reciba luz directa (recordemos que estas plantas viven a la sombra de ramas y la vegetación de los árboles). Otra opción es colocarla cerca de una ventana con cortinas que filtren la luz.

Antes de colocar tu orquídea en una maceta debes pensar en que las raíces de las orquídeas crecen en la superficie de los árboles, por lo que las raíces también necesitarán filtración de luz para realizar su fotosíntesis.

RIEGO:

La orquídea es caprichosa en cuanto a la cantidad de agua que necesita. Si regamos muy a menudo nuestra orquídea, la raíz recibirá una sobre hidratación que pudrirá la planta. Lo ideal sería hacerlo una vez a la semana, con un riego abundante y asegurando el drenaje del exceso de líquido.

 

Recorda que es muy importante proteger siempre a tus plantas del contacto directo con el sol.

 

TIPS:

  • Limpiar las hojas de forma delicada para que no absorban gérmenes.
  • Para lograr una planta saludable utiliza un fertilizante con concentración de nitrógenofósforopotasio. Te recomendamos aplicar el fertilizante una vez al mes para lograr un resultado óptimo.
  • Cuando vayas a hidratar a tu planta, podes sumergirla en agua.
  • Importante: drena el exceso de agua.
  • Una vez que la flor haya caído, corta el tallo a la altura de la primera yema.
  • Hay que trasplantarla cada 2 años.
  •  Trata de moverla de lugar o maceta y mantenerla alejada de bichos.

 FICUS

Hay de distintos tipos, y en general tolera​ ​altas temperaturas, humedad y bajos niveles de luz. Pertenecen a la familia de los árboles de higo, son de uso versátil, pudiendo utilizarlos tanto al interior como el exterior del hogar.

ILUMINACION:

Por lo general los ficus necesitan una iluminación abundante, pero sin que les dé directamente los rayos del sol. En invierno es importante que reciban bastante luz y en verano se pueden sacar al exterior, pero en un lugar con semisombra para que no les dañe el sol.

RIEGO:

Son plantas que se adaptan perfectamente a un ambiente seco pero, para que aguanten bien, hay que regarlas adecuadamente.

  • En verano: una vez por semana.
  • En invierno: cada 15 días, teniendo cuidado de no encharcar las raíces.

Evita el agua muy fría y es conveniente pulverizar las hojas dos veces por semana, para mantener la humedad. Para que la planta respire mejor, limpia las hojas con un trapo húmedo.

TIP:

  • Durante el crecimiento abona cada 15 días, puedes hacerlo aplicando un fertilizante líquido específico, rico en calcio, magnesio y boro.

PLANTAS MINIATURA

Si necesitas aprovechar cada centímetro de espacio las plantas miniatura son una gran opción. Las alternativas, son variadas pero las más comunes son los cactus y las suculentas  pequeñas.

Cuidar cactus y suculentas requieren de algunos conocimientos que no son difíciles de cumplir, así que seguí deslizando para abajo que esto se pone interesante.

 Los días soleados son el clima ideal para este tipo de plantas, pero no es bueno que sean colocadas todos los días a los rayos de sol directos ya que esto podría terminar provocando quemaduras innecesarias.

TIP:

  • Cualquiera sea la especie que elijas, investiga un poco sobre el tamaño máximo que alcanzan, ya que algunas pueden aumentar hasta dos tercios de su tamaño original.

ILUMINACION:

Tanto las suculentas como los cactus deberán estar en sitios donde reciban mucha luz, pero evitar la exposición a los rayos directos. Con que reciban unas 5 ó 6 horas al día de luz será suficiente. Los cactus grandes pueden tener mejor tolerancia a los rayos directos del sol, pero esto sólo es bueno en los que hayan superado los 5 años, de los contrario pueden estar bajo una leve sombra.

TIP:

  • Las plantas muy jóvenes siempre deberán estar protegidas. Los expertos aconsejan colocar este tipo de plantas en macetas de colores claros o pasteles.

RIEGO:

El agua ideal para el riego, es el de la lluvia, por lo tanto siempre que te sea posible, almacénala en botellas de 5 litros o en envases de más capacidad, caso que no puedas hacerlo, también es posible regarlo con el agua de canilla.

El riego se puede hacer una vez cada 15 días y en general, hay dos maneras de regar las plantas:

  • Por arriba, es decir, echando el agua a la tierra.
  • Por inmersión: el cual consiste en ponerle un plato debajo de la maceta e ir llenándoselo cada vez que se vea vacío.

Es muy importante que a la hora de regar se eche el agua solo a la tierra, en la medida de lo posible hay que evitar mojar la planta.

TU PROPIO TERRARIO

Se trata de pequeños jardines cuya elaboración es bastante simple, requieren muy poco mantenimiento y pueden durar mucho tiempo con una cantidad muy baja de agua. Una vez que los instalas en casa, son como ecosistemas independientes que florecen sin mucha intervención externa.

¿Qué plantas seleccionar?

Los que se utilizan comúnmente son los helechos, el musgo y los cactus. Te aconsejamos optar por plantas que no vayan a crecer por encima del recipiente del terrario, otro punto muy importante es que estas plantas deben ser de sombra y tolerar las altas temperaturas.

Para un terrario necesitas:

  • Tierra ligera y con mucho drenaje.
  • Piedras de tamaño pequeño, deben ser puestas en la parte inferior, estas ayudaran al drenaje.
  • Carbón activado, Será el responsable de mantener la tierra fresca.
  • Tierra ligera y con mucho drenaje.
  • Piedras de tamaño pequeño, deben ser puestas en la parte inferior, estas ayudaran al drenaje.
  • Carbón activado, Será el responsable de mantener la tierra fresca.

PASO A PASO:

  • Lo primero que hay que hacer es limpiar bien el recipiente en el caso de que estés reutilizando un recipiente, te recomendamos lavar con jabón antibacterial y agua, no olvides enjugar súper bien, para eliminar todo tipo de residuo.
  • Coloca una capa fina de las piedrillas para el drenaje con un poco de carbón, luego por encima añadir una capa de musgo, para evitar que la tierra se filtre.
  • Seguidamente agrega la tierra, la cantidad dependerá del tamaño de tu recipiente. Aplástala suavemente para nivelar la superficie.

4- Saca las plantas de sus recipientes originales y asegúrate de sacudir sus raíces para eliminar el exceso de tierra, luego debes cavar hoyos en la tierra dentro del terrario e introdúcelas en ellos. Cubre la base dándole palmaditas suaves. Es importante que las hojas no toquen el vidrio ya que eso podría favorecer el desarrollo de enfermedades y hongos.

5- Agrega los decorados, piedra o musgo para darle un aspecto más natural.

6- Riega hasta que las piedras de la parte de abajo estén mojadas.